Carlos Mora Vanegas

Todo acto de amor es un escalón hacia el amor de Dios.”
Platón

La India como hemos mencionado y comentado en otras oportunidades, encierra  grandes enseñanzas, ha tenido extraordinarios avatares, Gurús , iniciados que han pasado por este planeta y nos han legado sus conocimientos, especialmente en todo lo concerniente al crecimiento espiritual,.

Nos recuerda Wikipedia que en el hinduismo, los Puranas son un género de literatura escrita india (diferente de la literatura oral de los Vedas, más antiguos

Los hinduistas creen que el recopilador de los Puranas fue el mítico escritor Viasa, el narrador del Majábharata. En sánscrito, Viasa significa ‘bifurcador o divisor’, y por eso algunos escritores creen que simplemente es un término sánscrito que se refiere al editor. Esos estudiosos creen que probablemente los textos fueron escritos en toda la India, y han sido reescritos y revisados hasta la actualidad.

Nos agrega Wikipedia, que Los Puranas, al estar en sánscrito, no son directamente accesibles como textos de lectura para el hombre común. Sin embargo, se consiguen traducciones en varios idiomas, y también son diseminados por eruditos bráhmanas, que cuentas esas historias, generalmente sesiones de kathá (en las cuales un bráhmana viajero se queda varias semanas en un templo y narra partes de un Purana, generalmente desde la perspectiva del bhakti la devoción al dios Krisná).

Se dice, que los 18 puranas principales que aún quedan están agrupados de acuerdo a qué tanto enaltecen a Visnú, Shivá o Brahmá. El más popular es el Bhagavata-purana (siglo X), que trata sobre la vida inicial de Krisná.

Tradicionalmente se dice que hay 18 Majapuranas y 18 Upapuranas. De los Majapuranas, se dice que 6 pertenecen a la calidad (guna) de la bondad (sattva), 6 a la pasión (rajas) y 6 a la ignorancia (tamas).

Por su parte, nos comenta digilander.libero.it Los Puranas ("colecciones de historias de los tiempos antiguas" o Sagradas Tradiciones"), comparables a nuestro Biblia, tratan cinco argumentos: la creación del universo; su destrucción y recreo; la genealogía de las divinidades; las varias épocas del mundo con indicación de la conducta espiritual de tener en las botaduras ciclos; la historia de grandes dinastías. Los Puranas les son distinguidos en 18 mayores (Maha Purana) y 18 menor (Upa Purana), en cada uno de ellos encontramos la presencia de una particular divinidad, de que son presentadas vida, culto, mitología además de las manifestaciones de los avatara y las relativas enseñanzas espirituales. Los 18 Maha-Purana son:1) Brahma Purana 2) Padma Purana 3) Vishnu Purana 4) Vayu Purana 5) Bhagavata Purana 6) Naradiya Purana 7) Markandeya Purana 8) Agni Purana 9) Bhavishya Purana 10) Brahmavaivarta Purana 11) Linga Purana 12) Varaha Purana 13) Skanda Purana 14) Vamana Purana 15) Kurma Purana 16) Matsya Purana 17) Garuda Purana 18) Brahmanda Purana.

Nos agrega además sobre ellos swamisaibaba.tripod.com ,Cada uno de ellos es todo un mar de dulce y nutritiva leche.  Cada uno es sagrado y santificante.  Las aguas del océano jamás podrán disminuir, sin importar cuántas bombas se coloquen para drenarlo.  Son enormes las cantidades de agua que son convertidas en vapor por los cálidos rayos del sol, aglomeradas en nubes y devueltas a la tierra como lluvia.  Esto ayuda a las siembras y llena la tierra de verde vegetación.  Lo maravilloso es que, pese a esta tremenda evaporación y precipitación, el nivel del océano no se reduce ni un centímetro.  Y, además, pese a que miles de ríos vacían sus aguas en los mares, no se observa que su nivel aumente.  De manera similar, las personas que han complementado su conocimiento de los textos de las escrituras con la conciencia de su validez, adquirida con la práctica de las lecciones contenidas en ellos, dejan de ser afectadas por la alabanza o la crítica, de dondequiera que provengan.  Sus corazones permanecerán puros, impasibles y calmos.  Las sagradas escrituras de la India son los bastiones de estas confortantes lecciones.

Sin embargo, uno puede absorber estas lecciones únicamente de acuerdo con el monto de la paciencia que demuestre y del talento intelectivo que posea.  Después de haber llegado a dominar los textos y haber ganado la experiencia de poner en práctica sus lecciones, uno puede compartir la luz y la alegría con otros.  Los textos insisten en el valor de la práctica real y en la necesidad de confirmar las verdades luego de experimentar su efecto.

Si una persona desea comprender claramente los sagrados libros y escrituras de la India y embeberse de su mensaje, debe aprender el idioma sánscrito, no puede evitar esta responsabilidad y deber.  La mención del sánscrito despierta en muchos de nosotros una inmediata actitud prejuiciada.  Hay contemporáneos que declaran: “Se trata de la lengua muerta de una cultura agonizante; sólo es fomentada por el fanático apego de los conservadores anticuados” Condenan esta lengua señalando que sólo sobrevive en fórmulas sin sentido, en rituales que están desapareciendo rápidamente, en algunas ceremonias y en  los ritos matrimoniales y otros ejercicios inútiles.  Se argumenta que es idioma muy difícil de aprender.  Creencias como éstas se han afincado firmemente en las mentes de los hombres estas opiniones banales y actitudes falsas.

En definitiva comenta guruom.com.ar: Los Purana (textos antiguos) son también fundamentales para la comprensión de la mitología  y de los cultos post-védicos. Estas obras en verso, compuesta por numerosos añadidos e interpolaciones, se pueden ordenar en realidad en torno a algunos temas recurrentes, como los ciclos cósmicos, las encarnaciones divinas, las genealogías, los cultos, las peregrinaciones.

Los temas más interesantes desde el punto de vista religioso están los relatos de la creación, que en parte se derivan de los védicos, pero que generalmente recurren a los nuevos aportes de la filosofía del Shamkhya.

El Dios creador (que recibe indistintamente los nombres de Brahman, de Vishnú, de Shiva) utiliza como instrumento de su obra o bien la naturaleza (llamada Prakriti y también pradhana cuyo desarrollo impulsa poniendo en movimiento los tres Guna o atributos de la naturaleza Sattva, Rajas y Tamas), o bien la Maya y el Yoga, que le sirven también de fuerzas operativas.

A Dios se le concibe siempre de manera monoteísta; aunque se le representa como Trimurti en sus funciones de creador, conservador y destructor del universo.

El cosmos, en efecto, está sujeto a ciclos de destrucciones periódicas seguidas de nuevas creaciones, siguiendo los ritmos de un perpetuo retorno.

Sin embargo, las almas humanas, aunque sujetas al ciclo del Samsara (transmigración), son independientes de la naturaleza, pues su reencarnación y su liberación definitiva de penden de otra ley; la del Karma (acción), es decir, de una causalidad de orden moral, que actúa bajo el control divino.

*Fuentes debidamente señaladas

carmorvane@gmail.com